Ayuntamiento 09/21/2011

Hacienda reduce los gastos superfluos en 11 millones y se compromete a rebajar a la mitad el presupuesto en protocolo y publicidad

by Victor Lamela

“Frente a los 5 millones en publicidad, relaciones públicas y canapés despilfarrados por los anteriores gestores municipales; el nuevo equipo de gobierno que lidera Carlos Negreira ya ha puesto en marcha un plan de austeridad que ha permitido tomar en estos cien días medidas para ahorrar 11 millones de euros a lo largo de esta legislatura. Frente a los 28 millones en facturas debajo de las alfombras, el nuevo equipo de gobierno elabora un plan financiero para pagar estos recibos. Frente a los dos millones que costaba el mantenimiento y los sueldos de los conductores de los doce coches oficiales; el nuevo equipo de gobierno prefiere un contacto más directo con sus vecinos, para conocer sus inquietudes a pie de calle”, ha subrayado la teniente de alcalde de Hacienda y Administración Pública, Rosa Gallego.

“Por desgracia, nada más llegar a María Pita y comprobar de primera mano el estado de las cuentas municipales, se confirmaron nuestros peores presagios: durante muchos años se empleó un método de trabajo más propio de los malos estudiantes, que dejan todo para los exámenes de recuperación. Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en el colegio, el nuevo Gobierno municipal es el encargado de aprobar los exámenes que otros han dejado sin hacer”, lamentó Rosa Gallego que, acompañada por el concejal del área de Economía y Hacienda, Roberto Coira, quiso agradecer el “trabajo diario” de los directores de área y el “esfuerzo extra” de los funcionarios en esta “complicada situación económica”.

El Ayuntamiento de A Coruña ha realizado un análisis exhaustivo de las cuentas municipales y sus primeras conclusiones han puesto a la luz la necesidad de poner en marcha un plan de austeridad para hacer frente a los 130 millones de deuda; de los que 77 corresponden a la deuda financiera a largo plazo, 25 millones que hay que devolver al Estado por las liquidaciones de 2008 y 2009 -pendiente todavía de 2010-, y 28 millones correspondientes a facturas de cajón y necesidades no presupuestadas.

El Gobierno municipal ha aprobado un modificativo de crédito que, en su mayor parte, se ha destinado a cubrir los agujeros que el bipartito ha dejado en la hacienda coruñesa: “El Ayuntamiento ya se ha hecho cargo de una parte de estas facturas de cajón a través de la aprobación inicial de un modificativo de crédito por valor de 10,9 millones de euros: en concreto, para hacer frente a 204 créditos extraordinarios y 52 suplementos de crédito”, destacó Gallego.

La teniente de alcalde de Hacienda y Administración Pública recordó que también se ha dado el visto bueno a un préstamo de 11,45 millones para afrontar 44 proyectos que PSOE y BNG dejaron sin presupuestar y cuya ejecución quedó concidionada a la aprobación de dicho crédito. “A mayores, hemos contabilizado que las contingencias urbanísticas y pleitos judiciales en curso pueden alcanzar los 78 millones. El caso más destacado es el de Someso. Solo se puede calificar de irresponsable la gestión del bipartito que, pese a conocer la existencia de esta sentencia por importe de 8,2 millones, decidió mirar para otro lado”, denunció la concejal.

El área de Recaudación también trabaja en la depuración de uno de los grandes problemas detectados en estos tres meses, como es la existencia de deudores con el Ayuntamiento por importe de 70 millones, de los que casi 60 son de dudoso cobro, según se recoge en la Cuenta General de 2010, que contó con la abstención del PSOE en la comisión informativa.

Frente a esta nefasta gestión y “para dar ejemplo”, la teniente de alcalde destacó que se ha puesto en marcha el Registro Central de Facturas, que permite al Ayuntamiento reducir el tiempo de pago a los proveedores, que a finales de 2010 se situaba en los 76 días, el doble que en 2009.

Plan de austeridad

El departamento municipal de Hacienda y Administración Pública ha establecido un ambicioso plan para apretarse el cinturón y hacer frente al agujero económico heredado de 28 años de gobiernos socialistas en A Coruña, los cuatro últimos con el apoyo del BNG.

1. Reducir el gasto corriente en un 10%, y los gastos en protocolo, representación y publicidad en un 50%.

2. La primera medida adoptada fue reducir a la mitad los asesores -de 35 a 18- y las tenencias de Alcaldía -de 9 a 5-. Asimismo, el alcalde ha sido el primero en dar ejemplo y se ha rebajado su sueldo un 8% y ha decretado la congelación salarial de los concejales durante los próximos cuatro años. Esta medida supone reducir en 3,3 millones el coste del Gobierno municipal para este mandato, aunque el gasto de la oposición crece un 44%.

3. El Ayuntamiento también adoptó la decisión de cancelar los seguros médicos privados de los que disfrutaban los anteriores concejales de gobierno, y que en el año 2010 ascendieron a 31.536,55 euros, de los que 21.676,95 euros eran del seguro médico privado y 9.859,60 de un seguro de vida y accidente.

4. Eliminación del servicio de escoltas del anterior alcalde, con un gasto directo anual de 251.000 euros, es decir, que se ahorra un millón para esta legislatura. A mayores, se suman otros dos millones de ahorro gracias a la decisión del alcalde de renunciar a los coches oficiales, decisión criticada inicialmente por el PSOE y que luego respaldó en el pleno al comprobar que se quedaba solo en la defensa de lo indefendible.

5. Elaboración de un plan para eliminar el gasto en alquileres y reubicar a los trabajadores en dependencias municipales, lo que supondrá un ahorro de casi dos millones de euros. Además, se pone en marcha un programa de ahorro energético para aliviar el gasto corriente en otros 2,5 millones.

6. La cancelación del aval del paseo marítimo que ha costado a las arcas municipales 480.000 euros. Solo era necesario presentar una solicitud por escrito al Ministerio de Medio Ambiente para cancelar dicho aval: “Por todos era sabido que las obras del paseo se habían terminado hace años y nadie se preocupó de este asunto, lo que evidencia la apatía y la desgana con la que trabajaron y utilizaron el dinero de los corueñses los anteriores gestores municipales”, añadió Gallego.

7. Adhesión del Ayuntamiento de A Coruña a un convenio de colaboración con la Xunta y la Federación Galega de Municipios e Provincias (Fegamp) para la apuesta decidida por la administración electrónica. El Gobierno municipal prevé ahorrar 80.000 euros al año y, de paso, facilitar a vecinos y empresarios la tramitación de sus facturas.

Presupuesto para el próximo año

La Concejalía de Hacienda y Administración Pública centra gran parte de sus esfuerzos en “mirar hacia el futuro”, como aseguró Rosa Gallego, y elaborar el presupuesto del próximo año, que será “equilibrado, realista y ejecutable” y que contribuirá a poner fin a las “improvisaciones del pasado”.

El departamento de Rosa Gallego ha empezado esta semana la ronda de reuniones con todas las concejalías como paso previo a la elaboración del presupuesto final, con el propósito firme de aprobarlo inicialmente en el mes de noviembre. “Pese a que todavía estamos a expensas de concretar el presupuesto de ingresos, este ayuntamiento se compromete a atender las necesidades básicas de los colectivos más desfavorecidos. No escatimaremos un euro en ayudas para programas sociales, pero tampoco vamos a despilfarrar un solo euro como ha venido ocurriendo año tras año en esta ciudad”, subrayó la teniente de alcalde.

Fuente: coruna.es

A %d blogueros les gusta esto: