QUE VISITAR 28 noviembre, 2019

Visitamos MEGA

by Alexia Prieto

En esta ocasión hemos ido a visitar el nuevo museo de la ciudad, MEGA. Museo dedicado a los fundadores de Estrella Galicia y todo lo que tiene que ver con dicha cerveza.

Aunque en estos meses se han regalado bastantes entradas mediante un sorteo los precios del museo oscilan entre 15 y 20 euros dependiendo si es entrada libre ó visita guiada. También hay precio reducido a 10€ para ciertos colectivos.

Nosotros éramos 4 adultos y fuimos un Sábado a las 13H, indican que la durabilidad del recorrido incluyendo la cata final es de unos 90 minutos. Tanto la atención de la entrada como la de todo el recorrido fue perfecta, cuando entregas las entradas te dan una pulsera para poder usarla en las zonas interactivas y en la cata final. Tenéis varias salas donde te van contando la historia desde los inicios hasta la elaboración, hay una zona donde ves el embotellado que al ser Sábado no estaba en funcionamiento peor impresiona bastante verla.

El museo nos parece que está bien, aunque es cierto que el precio es elevado con respecto a los museos que hay en la ciudad y aunque ellos indican que “quieren pensar que son mas que un museo”, el precio creemos que debería ser algo menor.

Y hasta aquí todo bien, pero queremos explicar lo que nos sucedió en la cata, ya que para nosotros todo fue un despropósito, y por desgracia nos fuimos sin probarla y con muy mal sabor de boca por lo sucedido:

Cuando llegamos a la cata a las 14:05 dos de nosotros nos sentamos en una mesa y los otros dos se acercan a la barra para pedir, a las 14:15 aun no los habían atendido (ni preguntado) y aun por encima vemos como gente que llegaba después era atendida por que casualmente saludaban al camarero lo que nos parece bastante mal, pero en ese momento queda libre otra zona de la barra y decidimos sentarnos todos allí, en ese momento le indicamos a una chica que esta sirviendo si nos pueden atender que hace 10 minutos que estamos esperando y que vemos que se atiende a gente que llega después que nosotros, a lo que la chica nos contesta: “son visitas guiadas y tienen preferencia”, cosa que esto no se indica en la entrada y además nosotros nos preguntamos si llega una hora después que nosotros y estamos sin atender ¿también tiene preferencia?, nos quedamos sorprendidos pero seguimos esperando. Al rato como nos escuchan quejarnos continuamente se acerca un camarero y le dice a otro que nos atienda, este nos pregunta si queremos la cata de 5 cervezas ó un botellín, le indicamos que todos queremos la cata de las 5 y nos hace pasar la pulsera por el aparato que tienen, seguimos esperando sale el que creemos es el encargado (viste diferente y de ahí nuestra creencia) y nos pregunta si estamos atendidos y le indicamos que si, al rato vemos como el camarero que se supone nos iba a servir, esta sirviendo en la otra punta de la barra a otras personas, por lo que nos volvemos a quejar y se acerca el encargado y nos indica “lo siento, pero todo el mundo tiene que espera 10 minutos, lo único que puedo hacer es deciros que os servimos ahora”, esta frase por un lado no suena muy a disculpa y por otro un poco a cachondeo, ya que, a pesar de explicarle que no llevamos 10 minutos que llevamos 30 no hace nada y aun pasan otros 10 minutos más cuando decidimos marcharnos al ver que seguían pasando totalmente de atendernos, a todo esto ya eran 14:40, por lo tanto, creemos que la espera es mas que suficiente, sobre todo por que repetimos que atendían a gente que llevaba mucho después que nosotros, sinceramente una falta de organización total y una mala atención al cliente.

A la salida el chico de la entrada nos pregunta que tal y obviamente le indicamos que fatal, quisieron acompañarnos arriba de nuevo para que no nos marchásemos así, pero sinceramente ni ganas teníamos de volver y además ya teníamos que irnos por motivos personales.

No podríamos recomendarlo, aunque esperamos que esto no pase a menudo.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.